¿Cómo salir de una Relación Tormentosa?

La idea de vivir en pareja es “Ser Feliz”, cuando reflexionamos sobre nuestra relación y encontramos más aspectos positivos que negativos y reconocemos que existe equilibrio y armonía entonces, vale la pena mantenerla. En cambio, si encontramos que los momentos de conflictos y discusiones tienen mayor frecuencia o que el silencio reina en nuestra comunicación, la indiferencia, o peor aún, se presenta el maltrato, el desamor y el irrespeto, debemos repensar muy bien si nos conviene seguir luchando.


Es importante que tomes en cuenta más que el tiempo que tienes en esa situación, las acciones
que haz intentado para resolver el caos, si te haz comunicado sinceramente con esa persona, si realmente comprendes su punto de vista y si ambos están dispuestos a dar su brazo a torcer para llegar a acuerdos, y sobre todo si aún existe un sentimiento de amor que los une, revisar las “verdaderas” posibilidades de recuperar tu relación y admitir cuando es mejor separarse.

Ahora, una vez que sabemos que es mejor alejarnos de nuestra pareja, hacemos francos intentos por abandonarla, nos separamos… sin embargo, una vez que tomamos la decisión nos sentimos incompletos, aún mas infelices y caemos presa de los ruego de esa persona o llegamos al colmo de buscarla nosotros mismos para volver, sabemos que las cosas no van a cambiar pero igual sentimos un “alivio” por regresar a su lado, luego de unos días de nueva convivencia se repiten los conflictos y empieza el círculo vicioso nuevamente y nos preguntamos entonces ¿Cómo salir de esa relación tormentosa?


Aquí, es importante entender que las relaciones de pareja se establecen en base a los patrones aprendidos de la infancia, estos patrones definen la interacción que se mantuvo entre tus padres o cuidadores, y más aún tiene que ver con la relación que cada uno de nosotros estableció en la infancia con esos adultos importantes, eso forma nuestras Relaciones Parentales, que van a determinar nuestras profundas motivaciones para encontrar una pareja.

Por ejemplo, en mi infancia me encargué de cuidar a un familiar enfermo y de alguna manera se me sobre exigió con responsabilidades, es posible que de adulto busque a persona con problemas a quien cuidar, otro ejemplo, como de niño hacía esfuerzos en mis estudios que eran ignorados por mis padres, es posible que ahora de adulto sea un adicto al trabajo o que busque parejas poco cariñosas que no valoren mis esfuerzos.

Es un tema complicado, y no es tan fácil de asimilar a primera vista, solemos olvidar qué patrón
aprendimos, y se repite porque de adultos intentamos resolverlo nuevamente, solo que no nos
damos cuenta y realizamos los mismos comportamientos inadecuados que nos hacían sufrir de
niños. Visto de esta manera la pareja es un “complemento”, y llena nuestras necesidades más
profundas, sea la relación sana o conflictiva.

Otra manera de entender por qué me es difícil salir de una relación tormentosa, es ver el problema como una Adicción a las Relaciones, fíjate que no solo podemos ser adictos a las drogas, al alcohol, al chocolate, también a una persona. El bebedor llena su vacío con alcohol, el obeso con comida, y a pesar que sabe que no le conviene no puede parar porque “le hace falta”, lo ataca el “síndrome de abstinencia”, de igual manera pasa con las relaciones, tiene que ver hasta con procesos biológicos nuestro cerebro se acostumbra a ciertas sustancias que se producen cuando estamos tristes, nos volvemos adictos al sufrimiento.


Ahora te estarás preguntando, si el caso es tan delicado, qué podemos hacer, aquí te enumero
algunas recomendaciones que te podrán ayudar:

1) Comprender que esa relación conflictiva le está dando un significado a tu vida, porque fuera
de ella no lo tiene, hay que llenar la carencia y el vacío. El vacío debe llenarse con muchísimo
amor propio, haciendo actividades que te gusten, el significado de tu vida está en ti y en la vida
misma.

2) Revisa qué valores te pueden estar influyendo, ¿crees que debes mantener a tu pareja toda
la vida?, ¿crees que el sufrimiento es un requisito del amor?…

3) Acepta que toda ruptura implica un cambio y un duelo, y hay que estar dispuesto a sentir
ese sufrimiento inicial con algo de voluntad y perseverancia para no decaer.

4) Buscar apoyo de amigos y familiares, enfrentar un problema de este tipo tu solo en el
comienzo te hace más vulnerable a que regreses. Esto es especialmente importante en mujeres
que sufren de maltrato físico.

5) Reconocer que la Soledad es mejor compañía a una relación que nos hace sufrir, no negocies
tu felicidad.

6) Evita las justificaciones, “he regresado a su lado por los hijos”, “por resolver problemas
económicos”, “por falta de vivienda”. Busca soluciones a esos problemas y no te enganches por
ellos.

En el caso de las relaciones tormentosas siempre será conveniente la ayuda de un Profesional
de la Psicología, es necesaria e indispensable, pues de otra manera será muy difícil revisar tu
historia personal y motivaciones e irremediablemente volverás a repetir los ciclos de dolor, así
que lo mas importante que debo decirte es… Busca Ayuda.

«La Vida ES Bella»

Publicado por Turismo Terapéutico

Soy Psicologa Creadora del turismo Terapéutico en Venezuela y el mundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s